Si eres adulto, seguramente recordarás cómo en tu infancia, beber agua de cualquier toma o llave de la calle, era tan común, además de que nunca pasaba por la mente enfermarnos por ello.


En la actualidad, desgraciadamente esto ya no es así; los altos índices de contaminación del agua y del medio ambiente en general, provocan serios daños, tanto al planeta, su flora, su fauna y a la humanidad misma.

 

Una de estas manifestaciones las encontramos en las enfermedades que se derivan por tomar agua contaminada. Entre las más comunes destacan:

 

Fiebre tifoidea

Diarrea

Cólera

Disentería

Tifus

Tracoma

Esquistosomiasis

Paludismo

Anemia

Malaria

Escabiosis

Botulismo

Dengue

 

Entre otras, las cuales afectan principalmente a la población infantil y adulta mayor, causando altos índices de casos de este tipo de enfermedades a nivel mundial, lo cual, nos debe llevar a reflexionar seriamente sobre la importancia de la pureza del agua.

 

En la actualidad, existen muchas formas de acceder al agua pura, para consumo humano; ya sea a través de filtros purificadores, plantas de tratamiento o mediante procesos químicos principalmente, pero recordemos que no toda la gente ni en todos los lugares existe la posibilidad de implantar alguno de estos métodos.

 

Por ello resulta importante que todos sumemos esfuerzos y tomar medidas ecológicas inmediatamente, para disminuir considerablemente la contaminación del agua del planeta. Recordemos que todos dependemos de ella.